Por Kathleen Cameron, BSPharm, MPH | 28.2.2020

Nota: Este artículo del blog se actualizó el 7 de marzo con la información más reciente de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC). Regrese a menudo para obtener actualizaciones y visite los CDC para conocer las noticias más actuales.

La situación en torno al nuevo coronavirus (COVID-19) está cambiando rápidamente, y el Consejo Nacional para Adultos Mayores (NCOA, por sus siglas en inglés) está tomando medidas proactivas para compartir la mejor información que tenemos a fin de proteger la salud del público, especialmente entre los adultos mayores. Ahora es el momento de mantenerse informado y seguir los consejos básicos para protegerse y proteger a quienes lo rodean.

Adultos mayores en mayor riesgo

Los CDC han identificado a los adultos mayores y a las personas que tienen afecciones médicas crónicas graves, como enfermedades cardíacas, pulmonares o renales, con mayor riesgo de contraer una afección más seria de COVID-19. Según los CDC, los datos preliminares sugieren que las personas mayores tienen el doble de probabilidades de tener una afección más seria de COVID-19.

Esto es probable porque a medida que las personas envejecen, su sistema inmunológico cambia, lo que hace que sea más difícil para su cuerpo combatir enfermedades e infecciones. Además, muchos adultos mayores también tienen más probabilidades de tener afecciones de salud subyacentes que les dificultan hacer frente y recuperarse de enfermedades. La edad aumenta el riesgo de que el sistema respiratorio o los pulmones se cierren cuando una persona mayor padece la enfermedad del COVID-19.

Es por eso que los CDC recomiendan que las personas con mayor riesgo realicen las siguientes acciones:

  • Quedarse en casa tanto como sea posible.
  • Asegurarse de tener acceso a varias semanas de medicamentos, alimentos y suministros en caso de que necesite mantenerse en casa por períodos prolongados.
  • Al salir en público, mantenerse alejado de otras personas enfermas, limitar el contacto cercano y lavarse las manos con frecuencia.
  • Evitar las multitudes.
  • Manténgase actualizado sobre los Avisos de salud durante viajes de los CDC.

Anthony S. Fauci, M.D., director del National Institute of Allergy and Infectious Diseases, dijo que las personas con afecciones crónicas graves, especialmente los adultos mayores, deberían pensar dos veces antes de viajar o ir a lugares concurridos. Recomendó que estas personas sigan los pasos simples de “no ponerse en una situación, sea cual sea, que pueda aumentar el riesgo dada su situación”.

Los CDC instan a las personas a mantener la calma y compartir los hechos, no el miedo. Entre los consejos de los CDC se encuentran estos consejos de sentido común:

  • Lávese las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de ir al baño; antes de comer y después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
  • Quédese en casa cuando esté enfermo.
  • Cúbrase con un pañuelo desechable al momento de toser o estornudar, luego tírelo a la basura.

Cómo apoyar a los adultos mayores

Las personas de todas las edades pueden apoyar a los adultos mayores durante este tiempo. Muchos adultos mayores dependen de los servicios y apoyos proporcionados en sus hogares o en la comunidad para mantener su salud y su independencia. Los CDC recomiendan que los familiares, vecinos y cuidadores:

  • Sepan qué medicamentos está tomando su ser querido y vean si pueden ayudarlos a tener cantidades extra a mano.
  • Supervisen los alimentos y otros suministros médicos (oxígeno, incontinencia, diálisis, cuidado de heridas) necesarios y creen un plan de respaldo.
  • Se abastezcan de alimentos no perecederos para tenerlos a mano en su casa y, así, minimizar los viajes a las tiendas.
  • Si tiene a un ser querido que vive en un centro de atención, supervise la situación, pregunte sobre la salud de los otros residentes con frecuencia y conozca el protocolo si hay un brote.

Cuidado con las estafas

Desafortunadamente, los estafadores se aprovechan del miedo que rodea al coronavirus. La Comisión Federal de Comercio ha identificado varios de ellos y está ofreciendo consejos para protegerse y proteger a los demás. Esto incluye estar atento a correos electrónicos que afirman ser de los CDC que dicen tener información sobre el virus e ignorar las ofertas en línea de vacunas. Actualmente no hay vacunas, píldoras, pociones, lociones, pastillas u otros productos recetados o de venta libre disponibles en línea o en tiendas para tratar o curar el COVID-19.

Si recibe un correo electrónico pidiéndole que haga una donación a una organización sin fines de lucro que está luchando contra el coronavirus, asegúrese de investigar primero a la organización a través de un servicio de calificación de caridad independiente como Charity Navigator.

Consejos para organizaciones comunitarias

Las organizaciones locales que prestan servicios a adultos mayores, como los centros para personas mayores, deben comunicarse con su departamento de salud local, que puede proporcionar la guía específica más reciente sobre cómo responder en el área. Los centros para personas mayores y otras organizaciones locales también pueden desempeñar un papel importante en el intercambio de información confiable para adultos mayores.

Recuerde también la gripe estacional

También es importante recordar que todavía estamos en la mitad de la temporada de gripe estacional, que afecta a los adultos mayores cada año. Según los CDC, se estima que el 70-85 % de las muertes relacionadas con la gripe estacional se han producido en personas mayores de 65 años.

Si bien no existe una vacuna contra el coronavirus, nunca es demasiado tarde para que las personas reciban su vacuna anual contra la gripe. Hable con su médico o farmacéutico sobre cómo puede protegerse y proteger a quienes lo rodean.

Con respecto al COVID-19 y a todos los problemas de salud, el mejor curso a seguir ante cualquier duda siempre es consultar con su médico. Muchos médicos y proveedores de atención médica piden que las personas llamen o envíen sus preguntas por correo electrónico antes de ir al consultorio.