¿Quién tiene más riesgo de contraer COVID-19?

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) han identificado a los adultos mayores y a las personas con condiciones médicas crónicas graves como enfermedades cardíacas, pulmonares, renales o autoinmunes y cáncer con un mayor riesgo de sufrir complicaciones a causa de COVID-19.

¿Por qué afecta tanto a los adultos mayores?

La razón por la que COVID-19 es tan peligroso para los adultos mayores es la misma razón por la que corren un mayor riesgo de sufrir complicaciones por la gripe estacional. A medida que las personas envejecen, su sistema inmunológico se debilita, y pierden su capacidad para combatir la infección. Las personas mayores también tienen más probabilidades de padecer enfermedades crónicas que dificultan la superación y la recuperación de la enfermedad.

¿Deberían los adultos mayores quedarse en casa y evitar salir, incluso a los centros de mayores?

Los CDC recomiendan que los adultos mayores y aquellos que están en mayor riesgo tomen las siguientes medidas:

  • Abastecerse de suministros.
  • Tomar precauciones cada día para mantener el espacio entre usted y los demás.
  • Cuando salga en público, manténgase alejado de otras personas que estén enfermas, limite el contacto cercano y lávese las manos con frecuencia.
  • Evite las multitudes tanto como sea posible.
  • Evite los viajes en crucero y los viajes aéreos no esenciales.
  • Posponga o reprograme las citas médicas que no sean necesarias, como los exámenes de rutina.

Si el COVID-19 se está propagando en su comunidad:

  • Practique el distanciamiento social y manténgase alejado de quien esté enfermo.
  • Tome medidas adicionales para distanciarse de otras personas y reducir aún más el riesgo de estar expuesto a este nuevo virus.
  • Quédese en casa tanto como sea posible.
  • Considere formas de hacer llegar alimentos a su casa a través de redes familiares, sociales o comerciales.

¿Qué pueden hacer la familia y los amigos para apoyar a los adultos mayores?

Esto es lo que pueden hacer familiares, vecinos y cuidadores:

  • Saber qué medicamentos está tomando su ser querido y ver si puede ayudarle a tener más a mano. Si tiene problemas para conseguir las medicinas, hable con su farmacéutico sobre lo que se puede hacer. Muchas compañías de seguros están aliviando las limitaciones en la cantidad, durante esta crisis, y permiten un suministro de tres meses para muchos medicamentos, excepto los analgésicos en algunos casos. Utilice las farmacias de venta por correo si esa es una opción para usted.
  • Controle los alimentos y otros suministros médicos necesarios (oxígeno, incontinencia, diálisis, cuidado de heridas) y cree un plan de emergencia.
  • Almacene alimentos no perecederos para minimizar los viajes a las tiendas.
  • Establezca quién cuidará a su ser querido, si usted se enferma.
  • Contacte regularmente con sus seres queridos mayores por teléfono, correo electrónico y texto para combatir el aislamiento social.
  • Ayude a sus seres queridos a reprogramar las citas con el médico y otros profesionales de la salud que no sean médicamente necesarias.

¿Qué hacer si se cree que un ser querido mayor tiene COVID-19?

Los posibles síntomas de COVID-19 incluyen fiebre, tos seca y dificultad para respirar. Si usted o un ser querido de mayor edad presenta síntomas, llame primero a su médico antes de ir al consultorio u hospital. Según los CDC, las señales de emergencia por COVID-19 que requieren atención médica inmediata incluyen dificultad para respirar o quedarse sin aliento, dolor persistente o presión en el pecho, nueva confusión o incapacidad para despertarse y labios o cara azulados.

¿Cómo pueden las personas ayudar a detener la propagación del COVID-19?

Las mismas recomendaciones de sentido común que ya están en vigor para otras infecciones virales, tienen ahora más sentido. Estas incluyen:

  • Lavarse las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos, especialmente después de ir al baño, antes de comer y después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos no lavadas.
  • Quédese en casa cuando esté enfermo.
  • Cúbrase al toser o estornudar con un pañuelo de papel, y luego tire el pañuelo a la basura.

También es esencial que las personas de todas las edades, incluso las que no tienen síntomas, practiquen el distanciamiento físico y reduzcan el contacto físico con los demás tanto como sea posible. Esto incluye no reunirse en eventos deportivos, organizaciones religiosas, actividades cívicas y de negocios.